martes, 22 de mayo de 2018

Cumple Hospital de la Niñez de Oaxaca 20 días cerrado

La promesa de que a fin de mes será removida la directora del Hospital de la Niñez Oaxaqueña doctor Guillermo Zárate Mijangos, Rocío Arias Cruz, impidió el cierre del área de consulta para elevar el nivel de presión que ejerce la delegación sindical.
“Descartamos cerrar otra área”, dijo en entrevista la representante sindical Leticia Hernández Jiménez, quien después de una asamblea detalló que se acordó esperar a que las autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca cumplan la promesa de que enviarán una nueva administración.
“Nos llamaron de la secretaría particular de los Servicios de Salud y dicen que el cambio será a fin de mes porque no se puede hacer a media seman”, algo que para la representante de los trabajadores de base es entendible.
Hoy, el nosocomio cumple 20 días con sus oficinas administrativas cerradas por la delegación de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA).
La  medida de presión inició el pasado 30 de abril con la exigencia del cambio de la directora, 55 días después de que “bajo protesta” culminaron un paro parcial.
Ese paro inició el 16 de enero y permaneció hasta el 5 de marzo en apoyo al movimiento que a nivel estatal exigía en un primer momento el pago de la primera quincena a trabajadores eventuales, regularizados y formalizados, y en un segundo momento la renuncia del ex titular de los Servicios de Salud, Juan Díaz Pimentel.
A la directora Arias Cruz la acusan de no realizar las gestiones suficientes para evitar que el nosocomio siga arrastrando un pasivo que supera los cien millones de pesos y que impide cumplir con el abasto de medicamentos, insumos y equipo.
“En el momento en que llegue la nueva administración entregamos las oficinas administrativas”, aseguró Hernández Jiménez, quien hizo hincapié en la falta de medicamentos.
Si bien el Seguro Popular pagó en días recientes 26 millones de pesos por las atenciones que a sus afiliados otorgó durante 2016 y 2017, ese dinero es insuficiente para enfrentar el pasivo que supera los cien millones de pesos y nivelar el abasto de medicamento.
“Estamos con limitantes, ya es una rutina que el nosocomio piden prestado en otros hospitales y no se devuelven”, aseguró e insistió: “realmente estamos trabajando igual que siempre”.
Desde el martes de la semana pasada la delegación sindical autorizó a la directora Rocío abrir las oficinas administrativa y “sacar a secar” la documentación que se mojó por la filtración de agua, lo cual se hizo hasta el día de ayer, pero el área volvió a cerrarse.

fuente nvinoticias