sábado, 19 de mayo de 2018

Hace medio año revisaron el avión que cayó en Cuba.

Aerolíneas Damojh, propietaria de la aeronave que se desplomó ayer en La Habana, Cuba, con 110 personas a bordo, entre ellas seis miembros de la tripulación de nacionalidad mexicana, realizó una inspección técnica del aparato en noviembre de 2017 para asegurar que estuviera en condiciones de volar.

La Dirección General de Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones informó que cada uno de los aviones de la empresa se verificó técnica y físicamente, acción que se lleva a cabo cada dos años.

En un informe preliminar, sostuvo que la última verificación que cumplió la empresa fue en “el periodo del 21 al 24 de noviembre de 2017, la cual se practicó de conformidad con la Ley Federal de Procedimiento Administrativo y conforme a los requisitos que señalen las normas oficiales mexicanas y demás disposiciones aplicables, encontrándose que lleva a cabo la aplicación de los servicios de mantenimiento conforme al programa del fabricante y el aprobado por la DGAC”.
Al cierre de la edición, el saldo del accidente era de 108 muertos y dos sobrevivientes, pues una víctima más que fue rescatada de entre los restos del avión falleció en el trayecto al hospital.

La compañía mexicana Global Air, cuya razón social es Aerolíneas Damojh, informó que la aeronave marca Boeing modelo B737-200 y matrícula XA-UHZ, cayó alrededor de las 11:08 horas del viernes, cuando cubría la ruta Habana-Holguín, de la empresa Cubana de Aviación con 104 pasajeros y seis tripulantes.
Era tripulada por el comandante Jorge Luis Núñez Santos y el primer oficial Miguel Ángel Arreola Ramírez; sobrecargo mayor María Daniela Ríos Rodríguez; sobrecargos primera Abigail Hernández García y Guadalupe Beatriz Limón García, así como el técnico en mantenimiento Marco Antonio López Pérez.

En medio de versiones imprecisas en torno al desplome del aparato, la Secretaría de Comunicaciones dio a conocer que eran cinco tripulantes de nacionalidad mexicana, número que corrigió en un comunicado Global Air.
En diciembre de 2010 un Boeing 737 de Global Air realizó un aterrizaje forzoso en Puerto Vallarta, Jalisco, debido a una falla del tren delantero, incidente que no dejó víctimas entre los 99 pasajeros y cinco tripulantes.

La DGAC señaló que Aerolíneas Damojh cuenta con “los permisos y la autorización correspondiente para realizar operaciones en subservicio (arrendamiento húmedo) con Cubana de Aviación, en vuelos de fletamento, manteniendo la aerolínea toda la documental correspondiente en regla”.

Aerolíneas Damojh se creó en 1990 y tiene una flota de 3 aeronaves, dos de ellas B737-300 y 1 B737-201; posee el Certificado de Explotador de Servicios Aéreos (AOC) número DMJ/2003, con fecha de vencimiento 20 de enero de 2020.
A las oficinas de Global Air, en la colonia Santa María La Ribera de Ciudad de México, llegaron familiares del técnico en mantenimiento Marco Antonio López Pérez.
Su hermano Alejandro comentó que la empresa se comprometió a brindarles todo el apoyo ante esta tragedia.

La DGAC anunció que dos de sus especialistas participarán en la investigación del accidente; se trata de los ingenieros José Armando Constantino Tercero, director de Análisis de Accidentes e Incidentes de Aviación, con más de 20 años de experiencia y Carlos Cruz García, inspector verificador aeronáutico, especializado en incidentes y accidentes de aviación, con más de 10 años de práctica.

En entrevista con MILENIO, el secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), Mario González Aguilera, puso a disposición del gobierno de Cuba y México sus ingenieros expertos en accidentes del sector, para colaborar en la investigación de la aeronave. Comentó que la investigación puede tardar hasta un año.



fuente Milenio