miércoles, 16 de mayo de 2018

Juárez reformó la educación y evaluó: Peña.

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que tolerar la mala calidad de la educación significa perpetuar la desigualdad y recordó que Benito Juárez impulsó una reforma en 1867 que daba prioridad a los derechos de los niños y evaluaba a los docentes.

En la celebración por el Día del Maestro, citó una memoria que escribió el Benemérito de las Américas titulada “Apuntes para mis hijos”, en la que describió las carencias y los vicios de la instrucción pública de la tercera década del siglo XIX.

“Tras la restauración de la República, el presidente Juárez procuró corregir esas carencias y erradicar esos vicios mediante una audaz reforma educativa en 1867... los integrantes de aquel cuerpo profesional docente tenían la obligación de aprobar exámenes que los clasificaban en tres clases diferentes de acuerdo con los conocimientos.

“Juárez no hizo concesiones a quienes pretendían ejercer labores docentes sin la preparación debida; por el contrario, promovió un sistema basado en valores que no han perdido su vigencia, como la ética, el mérito y la equidad”, subrayó.
En la ceremonia en la residencia oficial de Los Pinos, el mandatario afirmó que los maestros de México saben mejor que nadie que la educación es uno de los bienes más importantes, porque en ella radica la posibilidad de desarrollar su potencial a plenitud.
También comentó que “no hay reformas sin controversia, tampoco sin intentos para revertir los cambios por parte de los grupos de interés que se beneficiaban de la situación anterior”.
Pese a ello, indicó, las encuestas confirman que para la mayoría de los mexicanos la reforma educativa es la más importante de las transformaciones estructurales de este sexenio; subrayó que la sociedad reconoce el compromiso de los legisladores “con el bienestar general por encima de intereses partidistas”.
“No debe sorprendernos porque la reforma se inspira en valores que han sido centrales en el desarrollo de la educación de México: ética profesional, mérito académico, equidad al dar acceso a todos los alumnos a una mejor formación”, refirió.

Peña Nieto hizo un recuento de los avances logrados en el sector durante su administración, en el que incluyó el fin de una serie de prácticas que beneficiaban a una minoría en detrimento de la calidad de la educación.
“Nos negamos a ser cómplices de quienes habían distorsionado o usurpado las funciones de las autoridades educativas, por eso nuestra primera tarea consistió en recuperar la rectoría del Estado sobre la educación”, expresó.

Resaltó que tras la aprobación de la reforma el año pasado más de 600 mil maestros asistieron a cursos de capacitación y se espera que este año la cifra se duplique, además de que casi un millón 300 mil han participado en procesos de evaluación y cerca de 190 mil plazas y ascensos se otorgaron por mérito.
Anticipó que al final de este sexenio 200 mil profesores habrán logrado elevar su salario con base en su desempeño y hasta triplicar su sueldo básico.
El mandatario canceló el timbre postal conmemorativo por el Día del Maestro 2018 y entregó la condecoración Maestro Altamirano a tres docentes, así como la distinción por desempeño destacado en la evaluación a cuatro.

Felicitó a los docentes y dijo ser “testigo de su esfuerzo diario, de su entrega apasionada a esta vocación que es educar a la niñez y juventud mexicanas, de dar lo mejor de sí para ir moldeando conciencias y mentes de quienes mañana serán actores protagónicos en el desarrollo de nuestra sociedad”.
En su discurso manifestó que al inicio de su sexenio advirtieron que la cobertura no era suficiente y se decidió imprimir un mayor valor y prioridad a esa cobertura y a la calidad de la educación.

Resaltó que en el ciclo escolar 2018-2019 entrarán en vigor los nuevos Libros de Texto Gratuito y que ya inició la distribución de casi 200 millones de ejemplares para más de 26 millones de alumnos y un millón y medio de maestros.
Respecto a la infraestructura mencionó que al concluir su gobierno se habrán invertido más de 130 mil millones de pesos, que equivalen a 70 millones de pesos diariamente, para mejorar planteles en todos los niveles.
Destacó que la prueba que mide el aprovechamiento de alumnos de secundaria arroja avances notables entre 2015 y 2017: en lenguaje y comunicación 11 estados tuvieron mejoras de hasta 29 puntos sobre la base de 100 y en matemáticas 18 entidades progresaron hasta 27 puntos.
Por su parte, el secretario de Educación, Otto Granados, afirmó que la defensa de la reforma frente al oportunismo, el abuso y la demagogia es prioridad nacional.

Dijo que “los grandes logros” de la modificación constitucional fueron el nuevo modelo educativo, la equidad y la movilidad económica, y definió la reforma como la más profunda en la historia de las últimas seis décadas.
En el salón Adolfo López Mateos mencionó que parte del legado es que, sin importar el origen social del que procedan los estudiantes, tendrán mejores condiciones para alcanzar el éxito profesional y la movilidad económica.
Advirtió que no bastan buenos maestros y escuelas, sino buenos contenidos, para lo que el gobierno cuenta ya con la Ley de Servicio Profesional Docente, que establece un sistema transparente para la selección, la promoción, el desempeño y el reconocimiento de profesores.

Recordó que por décadas se escolarizaba, pero no se educaba, así que “la discrecionalidad sustituyó al mérito y la simulación se volvió el orden natural de las cosas”.
CLAVES
RECHAZAN VIEJO MODELO
Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), llamó a no volver al pasado ni al viejo modelo educativo.
Pidió a Andrés Manuel López Obrador definir su postura en el tema, porque ante maestros de Oaxaca da discursos diferentes, se contradice.
“Como líder de los empresarios, le digo a los maestros: los necesitamos, vamos juntos a construir este México nuevo”, manifestó en conferencia.
Con información de: Daniel Venegas y Elba Mónica Bravo.

fuente Milenio