martes, 23 de octubre de 2018

Pide obispo recibir a migrantes "como hermanos" en su llegada al Istmo, Oaxaca

Ante el cercano arribo de la caravana de migrantes centroamericanos, el obispo de la Diócesis de Tehuantepec, Crispín Ojeda Márquez pidió a los católicos y a todas las personas de buena voluntad de esa región, recibir a sus participantes no como extranjeros, ni mucho menos como delincuentes, “sino como hermanos e hijos de un mismo padre que está en el cielo”.
“Debemos ver en ellos la imagen de Cristo quien declaró en la parábola del juicio final: ‘era forastero y me hospedaron’ (Mt 25,33)”, asentó.
El mitrado expuso que como miembros de la Iglesia, deben ser solidarios con ellos y “ofrecerles desde nuestra pobreza, comida, agua, vestido, techo”, pero también, “calor humano, amistad, confianza, aliento y esperanza. Y sobre todo, “nuestra oración”, asentó.
Convocó a los párrocos de los lugares por donde transitará la caravana, organizar a sus comunidades –coordinados con los responsables diocesanos de la Pastoral Social y de la Pastoral de Migrantes–, para que se realicen acciones de solidaridad en su favor.
De igual manera, requirió a las autoridades que garanticen su seguridad, “que no impidan, mediante el uso de la fuerza policial, su libre tránsito por territorio nacional y que se respeten sus derechos”.
Llegarán en cuatro días
El responsable de la Pastoral de Migrantes de la Diócesis de Tehuantepec, Ranulfo Pacheco López dijo que la caravana de 7 mil 500 migrantes –entre estos, 2 mil 500 niños–, salió ayer a las 11 de la mañana de Tapachula, Chiapas, con rumbo a Oaxaca.
Ls centroamericanos podrían arribar en tres o cuatro días a San Pedro Tapanatepec, después de cruzar el territorio de Chiapas, para después dirigirse a La Ventosa y posteriormente a Matías Romero.
Subrayó que la caravana migrante se dirigirá a continuación a Tuxtepec y de ahí a Tierra Blanca, Veracruz, para después pasar por Puebla, Tlaxcala y Estado de México, rumbo al centro y norte del país.
Aunque observó que los centroamericanos quizá también puedan tomar otra ruta y de Matías Romero, dirigirse a Acayucan, Veracruz.
E incluso, mencionó que la caravana migrante también podría ir a Ciudad Ixtepec, donde se encuentra el albergue “Hermanos en el Camino”, para descansar algunos días.
Resaltó que las parroquias y el pueblo católico se están preparando para recibir a los centroamericanos “con mucho amor y cariño”, pero también, “con fe, como seguidores de Jesús”.
De este modo, convocó a los fieles a hacer colectas de víveres, agua, pomadas para los pies y material de curación, para atender a los participantes de la caravana.
El también párroco del Señor de Esquipulas de Juchitán de Zaragoza, dijo que la Iglesia Católica se coordinará con los gobiernos federal y estatal, por ser los primeros responsables de la seguridad y estancia de los centroamericanos.

fuente nvinoticias