jueves, 20 de diciembre de 2018

Inicia la tradicional cosecha de rábanos en Oaxaca

Con la cosecha de 18.5 toneladas de rábanos ayer arrancaron los trabajos previos a la edición número 121 de la tradicional Noche de Rábanos que reunirá a casi 60 expositores adultos y 25 niños.
A pesar del frío Ricardo Canseco Díaz llegó ayer desde las 6:00 de la mañana a los viveros del Parque El Tequio, cercanos al aeropuerto internacional Benito Juárez de Santa Cruz Xoxocotlán.

Tras invertir seis horas de tiempo consiguió más de cien piezas a las que desde este viernes les da forma para recrear la quema de un torito con fuegos pirotécnicos, en los hombros de un niño, como ocurre en casi todas las festividades de las comunidades oaxaqueñas.

 

Entre el estrés y la emoción, para Ricardo el factor en contra es el tiempo, sólo tiene tres días para darle forma a los rábanos y quizá volver a ganar un primer lugar, como lo consiguió en el 2016 en la categoría de rábano libre.
“Ya tengo el boceto en la cabeza, pero no son muchos días y a veces la idea que uno tiene establecida se puede complicar en ciertas partes”, opinó con el ánimo de participar aunque no gane ningún premio.

De acuerdo con el reglamento que conoce, Ricardo y casi 60 hortelanos participantes deben llegar al zócalo de la ciudad de Oaxaca o Plaza de las Armas en las primeras horas de la mañana a realizar el montaje y terminarlo antes de mediodía, cuando empieza el trabajo de las y los jueces que determinan cuáles son los mejores trabajos.

 

La Virgen de la Soledad o Juquila, nacimientos, costumbres y gastronomía oaxaqueña son parte de las exhibiciones que consiguen hortelanos para dar vida a una costumbre artesanal que nació en la víspera de Navidad hace en 1897, entre los vendedores que al montar sus puestos en el zócalo  decidieron crear figuras con sus verduras para atraer a la clientela y elevar sus ventas para la cena de Noche Buena.
 
Hasta hace 27 años, el rábano que se utilizaba se compraba a hortelanos de Puebla, una contradicción para el jefe de la Unidad de Conservación de viveros de SEDAPA, Felipe Orozco Rodas, encargado de la cosecha de este año.
En entrevista, consideró que esta ha sido una muy buena cosecha que supera las 15 toneladas del año pasado con rábanos de más de 60 centímetros de largo y un peso de 3.5 kilos en la variedad barthender, que junto con la bolita o champion se siembra para la ocasión.
“La siembra en mil 800 metros cuadrados empezó el 11 de septiembre, la realizó personal de la Unidad. El Gobierno del Estado da la mano de obra y riego hasta la cosecha, el municipio de Oaxaca de Juárez, a través de un convenio con la COESFO, la semilla y la maquinaria que no tenemos”, explicó.

 

 fuente nvinoticias