lunes, 1 de julio de 2019

Balance de Acción Nacional a un año de la elección presidencial



A un año de la elección presidencial que le dio el triunfo a Andrés Manuel López Obrador, hoy no hay nada que festejar porque las cosas van de mal en peor. Estamos ante el peor arranque de gobierno desde la crisis de 1994. 

La inseguridad ha aumentado y la situación económica va de mal en peor, debido a las malas decisiones del gobierno de Morena.

En materia de seguridad, estamos ante el arranque de gobierno más violento desde que se tiene registro, mes a mes los delitos crecen. 

De acuerdo con cifras preliminares del Grupo Interinstitucional del Gobierno Federal, en el mes de junio se registraron 2 mil 543 homicidios dolosos, es decir que, comparado con mayo, este delito tuvo un incremento de 6.6%. 

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reporta que, de abril a mayo de 2019, los robos aumentaron un 6.3%, mientras que los secuestros se incrementaron en un 37.17%. 

En materia económica, todas las instituciones nacionales e internacionales han ajustado sus pronósticos de crecimiento a la baja y coinciden en señalar que México no crecerá arriba del 1%. 

De acuerdo con información del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la generación de empleo formal registró en mayo pasado una caída del 88% con respecto al mismo mes del año pasado. En mayo pasado sólo se crearon a nivel nacional 3 mil 983 plazas.

La economía mexicana se encuentra en un ciclo recesivo, que ha generado poca certidumbre para que las empresas inviertan y se generen empleos. 

La cancelación de obras como el Aeropuerto de Texcoco o el Metrobús de la Laguna a través de consultas ilegítimas; el impulso de obras como la refinería de Dos Bocas o el Tren Maya, generan desconfianza en el sector privado, lo que ha provocado que la inversión pública cayera 16.8% en abril. 

No hay nada que festejar cuando la salud, los programas sociales y la educación, han pasado a un segundo plano, porque para Morena la prioridad son los programas clientelares. 

Durante este año, ha quedado demostrado que Morena busca el poder por el poder y todas sus acciones van encaminadas a ello, por eso han terminado con los programas de corte social sustituyéndolos por dádivas clientelares. 

Morena ha buscado terminar con el programa Prospera, las Estancias Infantiles o los refugios para mujeres víctimas de violencia, pretendiendo sustituir éstos con el reparto de recursos. 

Instituciones como la Instituto Nacional de Emprendedor (Inadem) o el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis) están en riesgo de desaparecer, debido a la falta de visión de un gobierno que carece de una visión humanista. 

En materia de salud, continúan los despidos arbitrarios de médicos y enfermeras, así como la escasez de medicamentos e insumos para clínicas y hospitales. 

De manera injusta, se han recortado cerca de 517 millones de pesos al Sector Salud, 4 mil 730 millones de pesos para la compra de medicinas y programas como el de prevención y atención al cáncer de mama han quedado sin recursos. 

Por si esto fuera poco, desde hace un año, los mexicanos hemos estado inmersos en un discurso de confrontación por parte del propio Presidente de la República, que divide a la sociedad entre buenos y malos, entre
“fifís” y “chairos”.

En lugar de generar las condiciones para construir desde la pluralidad y alcanzar la unidad, el Presidente de la República ha optado por polarizar y dividir.

Estamos frente a un Gobierno que miente, que manipula la información y busca la confrontación. Nos preocupa no ver intenciones de rectificar el rumbo, a pesar de que los mexicanos, en particular los más pobres, son los que han comenzado a verse afectados por las malas decisiones. 

En materia de política exterior estamos ante una auténtica crisis. La migración amenaza con convertirse en un grave problema y este
Gobierno parece que sólo le interesa quedar bien con los Estados Unidos. 

Lamentablemente, a un año de las elecciones y a siete meses de que inició este gobierno, no hay nada qué festejar.

En Acción Nacional, hoy queremos decirles a los mexicanos que sí hay esperanza de un mejor futuro y por eso estamos decididos a trabajar incansablemente para quitarle a Morena la mayoría en 2021. 

Desde la alternativa que encabezamos, desde la fuerza de oposición que somos, desde la pluralidad que representamos, sin odios ni rencores, vamos a corregirle la plana a este gobierno.

México merece un mejor futuro con una economía en crecimiento, con más empleos y mejor pagados. Con programas sociales que beneficien a los más pobres y no sean sirvan simplemente para generar clientelas electorales. 

Así como en materia de seguridad el Presidente de la República ha reconocido que no existen avances, en Acción Nacional esperamos que se hable con la verdad, se reconozcan los errores y se presente una estrategia clara para avanzar en el futuro. 

México merece una estrategia eficaz para combatir la inseguridad y la violencia. En Acción Nacional estamos preparados para seguir construyendo una patria ordenada y generosa y con justicia y desarrollo, para todos los mexicanos.

Entra en funciones la Guardia Nacional 

La inseguridad está hoy peor que hace un año y seguimos esperando que las promesas de vivir en un México en paz se cumplan.

El aval que dimos en Acción Nacional para la creación de la Guardia Nacional no fue un cheque en blanco. Estamos atentos y a la expectativa, pues esperamos que haya resultados a corto plazo. Los mexicanos necesitan vivir en un ambiente de seguridad.

Lamentablemente, la Guardia Nacional arranca coja, porque cerca del 30% de sus efectivos están realizando actividades en materia de migración, a fin de cumplir con las exigencias de Donald Trump. 

Insistimos, la seguridad ha empeorado y requerimos que esta nueva corporación sea capaz de dar resultados, de trabajar responsablemente a favor de los mexicanos y en pleno respeto a los derechos humanos.