lunes, 19 de agosto de 2019

"¡Al ladrón, al ladrón!", llama AMLO

En la Sierra Sur, una de las regiones con el mayor número de municipios en marginación, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que en México se está iniciando una transformación de la vida pública del país y tienen la encomienda de sacarlo del atraso y la pobreza, porque así lo decidió el pueblo de México.
Al encabezar en este municipio el Diálogo con la comunidad del hospital rural Miahuatlán, aseveró que ese es el objetivo principal de su gobierno.
“Para eso hemos considerado como fundamental el no permitir la corrupción, desterrarla. Si me dicen cuál es el plan: acabar con la corrupción, ese es el plan, porque eso es lo que más ha dañado a nuestro país, la deshonestidad de los gobernantes, por eso tenemos que terminar con la corrupción y la impunidad; nada de que el que llega a un cargo y roba es muy vivo, muy inteligente; nada de eso, es un ladrón, un vil ladrón y ya va a ser mal visto”.
Ante el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, el secretario de salud Jorge Alcocer Varela, el director del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) Zoé Robledo Aburto, el director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) Luis Antonio Ramírez Pineda, el director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes, agregó que nos hicieron creer que la corrupción era parte de la vida pública, “pero eso ya se acabó, ladrón, es ladrón; ahora el ladrón es fuchi, guácala”.
Con corrupción no alcanza el presupuesto
Dijo que además cuando hay corrupción no alcanza el presupuesto porque se lo llevan todo, en cambio cuando hay honestidad en el gobierno el presupuesto rinde por lo que no hay necesidad de crear o aumentar los impuestos, ni el precio de los combustibles, ni de endeudar al país.
Informó que cuando terminó el mandato de Vicente Fox la deuda pública del país era de 1.7 billones de pesos, Felipe Calderón la aumentó a 5.2 billones de pesos, más del 200 por ciento, y Enrique Peña entregó su administración con una deuda de 10 billones de pesos.
Añadió que solo para pagar intereses de esa enorme deuda este año están destinando más de 600 mil millones de pesos, casi 10 años del presupuesto de Oaxaca. “Por eso no va aumentar la deuda externa en todo el sexenio”.
El presidente, enterado de las tranzas
“¿Entonces cómo le vamos a hacer? ¿De dónde va a salir el dinero? De cortar de tajo la corrupción, de hacer manicura con hachuelas a todos los que les vayan creciendo las uñas. No permitir la corrupción y dar el ejemplo arriba, porque se da de arriba para abajo, nos manipularon mucho haciéndonos creer que la corrupción se da de abajo hacia arriba; no, no puede ser que abajo sean mordidas, allá arriba son tarascadas; las grandes tranzas que se llevan a cabo en el país siempre llevan el visto bueno del presidente de la República, nada de que él no se entera, el presidente de México sabe todo lo que está sucediendo, tiene toda la información; entonces si arriba no hay corrupción, si el presidente es honesto, abajo tiene que haber también honestidad, ese es el ejemplo que vamos a dejar establecido”.
Aseveró que este año se rescatarán 50 mil millones de pesos por el combate al huachicol, pero además las empresas grandes no pagaban impuestos por 400 mil millones de pesos, “pero eso ya se terminó porque estoy enviando una reforma al artículo 28 de nuestra Constitución al Congreso para que quede prohibida la condonación de impuestos a los grandes contribuyentes; ¡se acabó”.
Corrupcíon en salud
Destacó que sin embargo en el sector salud no había medicinas y no porque no hubiera presupuesto, ya que el año pasado se compraron 90 mil millones de pesos de medicinas y materiales de curación, “por eso estamos combatiendo la corrupción, estamos haciendo compras consolidadas y con el mismo presupuesto nos va a alcanzar para que no falten los medicamentos en el sector salud”.
Expresó que otro aspecto que ayudó es terminar con los lujos del gobierno, porque el anterior era un gobierno mantenido y bueno para nada. “Sueldos de 700 mil pesos mensuales pero ya se terminó eso, ahora nadie puede ganar más que el presidente; yo me baje el sueldo a la mitad de lo que ganaba el presidente Peña y sin compensaciones, 180 mil pesos, porque el funcionario debe aprender a vivir en la justa medianía; por eso se están vendiendo las aeronaves de la presidencia y los guardias presidenciales regresaron a la Sedena para servir a la población”.
Ahorros, para becas
Subrayó que todos los ahorros son para apoyar a los más necesitados con becas, apoyos a los campesinos, entrega de medicamentos a todos los que lo requieran, apoyos a la educación, entre otros muchos. “Ahora estamos liberando esos fondos y entregando los mismos de manera directa al pueblo, esta es la nueva tónica del gobierno democrático, porque también me lo pidieron así”.

fuente nvinoticias