lunes, 19 de agosto de 2019

México va bien y de buenas

“México va bien y de buenas, no han podido nuestros adversarios detener la marcha de la transformación; pero además avanza de manera pacífica, sin violencia”, afirmó el presidente del país Andrés Manuel López Obrador.
En el hospital rural de esta municipalidad, donde culminó su gira de trabajo de tres días por la entidad, comentó que sus adversario no han podido conformar un movimiento reaccionario como lo hubo después de las tres transformaciones del país -Independencia, Reforma y Revolución-; ahora no, afortunadamente; hay cuestionamientos, hay oposición, pero no ha pasado a mayores y es muy importante tener en cuenta que se está llevando a cabo esta nueva transformación sin sobresaltos, ni violencia, sino de manera pacífica. “Vamos al cambio por el camino de la concordia”.
Después de solicitar una aplauso para sus adversarios, que no enemigos, expresó que se tiene que garantizar el derecho a disentir, ya que solo en las dictaduras hay pensamiento único, pero democracia es libertad, pluralidad, es expresarse libremente. “Lo que estamos haciendo es construyendo una auténtica democracia, no una dictadura; es gobierno del pueblos, para el pueblo y con el pueblo”.
México, sin derroches
Subrayó que en la administración pública tienen una fórmula muy buena, una receta que cura el mal principal de México, esa fórmula consiste en acabar con la corrupción y que no haya derroche en el gobierno, que no haya lujos.
“La corrupción está abolida, no se permite en este gobierno; no hay corrupción en la presidencia y no va a haber corrupción en los estados, ni en los municipios; ya estamos barriendo de arriba para abajo”.
López Obrador manifestó que por eso se va avanzando y la fórmula es eficaz porque se tiene presupuesto. “Si hay corrupción el presupuesto no alcanza, se llevan todo, y por eso les vengo a decir que vamos a cumplir todos los compromisos, no les vamos a quedar a deber nada, nos vamos a poner al corriente con Tlacolula, con Oaxaca y con el pueblo de México. ¡No les vamos a fallar!”.
Acompañado del gobernador Alejandro Murat Hinojosa, el secretario de salud Jorge Alcocer Varela, el director del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) Zoé Robledo Aburto, el director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) Luis Antonio Ramírez Pineda, el director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas Adelfo Regino Montes, expresó que el nuevo paradigma es que haya austeridad republicana, que era lo que recomendaba Benito Juárez.
“Vamos a atender a todos, vamos a escuchar a todos, vamos a respetar a todos, y le vamos a dar siempre la preferencia a la gente humilde; por el bien de todos primero los pobres; ya estamos atendiendo el problema educativo”.
Agregó que el pueblo tiene hambre y sed de justicia. “Y vamos a saciar esa hambre y sed de justicia, poco a poco se va a ir avanzando, se van a atender todos los problemas, pero vamos a darle prioridad a los más urgente, por eso tome la decisión de recorrer los hospitales, porque está muy mal el sistema de salud pública”.
Sanear el sistema de salud
Subrayó que ya se tomó la decisión se sanear todo el sistema de salud y se van a destinar 40 mil millones de pesos adicionales, ese dinero se van a ocupar en cuatro acciones prioritarias: que no falten medicinas, contratación de médicos y enfermeras, equipar y dotar de infraestructura a los hospitales, y basificar a los trabajadores de salud, pero con la condición de que trabajen por lo menos cinco años en el IMSS Bienestar para pasar después al régimen ordinario.
fuente nvinoticias