jueves, 29 de agosto de 2019

Parranda termina en tragedia mortal

De la felicidad pasaron a la desgracia.
Así, en tragedia, culminó el día para los hermanos Antonio y Luis, quienes se dedican a la compra de fierro viejo.
Y es que después de la comida, decidieron tomarse unas cervezas en una fonda que se encontraron a su paso por las colonias donde realizan su actividad.
Minutos antes de las 8 de la noche, Antonio dijo a su hermano que era el momento de regresar a su casa.
Para ese momento, ambos ya estaban ebrios. Luis decidió ir en la batea de la camioneta Nissan pick up que utilizan para su trabajo.
La desgracia los acompañaría unos minutos después.
Antonio conducía la vieja camioneta por la calle Zaachila, de la colonia Estado de Oaxaca, en la agencia de San Martín Mexicápam, cuando Luis cayó del vehículo.
Circulaba frente al domicilio marcado con el número 81. Por el golpe, Luis ya no se movió y unas personas le gritaron a Antonio que detuviera su marcha.
Al volver la mirada, supuso que Luis no se levantaba por lo borracho que estaba. Su semblante aún era de alegría.
Su rostro cambió poco a poco. Tomó en sus brazos a su hermano y le pedía que se levantara.
Nunca obtuvo respuesta. Según paramédicos de Cruz Roja, Luis murió al momento de la caída al resultar con probable traumatismo profundo de cráneo.
Ahí terminó la tarde de parranda. Ahí terminó su vida e inició el calvario para Antonio, quien fue asegurado por elementos de la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez.
De acuerdo con el protocolo de actuación, Antonio fue asegurado para ser presentado ante el Fiscal por su probable responsabilidad en el delito de homicidio culposo.
Aunque por tratarse de un familiar en línea directa, cabe el perdón.
Ya consciente de la desgracia, Antonio fue trasladado por los policías en una patrulla para continuar con la diligencia del levantamiento del cuerpo.
Los hermanos se dirigían a su domicilio de la colonia Azucenas, de la misma agencia de San Martín Mexicápam.
fuente nvinoticias