lunes, 23 de septiembre de 2019

Legal, el traslado de reos a Tanivet

Los jueces de control de Juchitán de Zaragoza calificaron de legal el traslado de los 182 personas que se encontraban privadas de su libertad al Centro de Internamiento de Tanivet ubicado en Tlacolula de Matamoros, en tanto la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) activó un protocolo de acción luego del traslado de personas privadas de su libertad de diversos Centros de Reinserción Social (Ceresos) ubicados en varias regiones de Oaxaca, al ubicado en San Francisco Tanivet, en el Valle de Tlacolula.
Luego del traslado de los 182 personas que se encontraban privadas de su libertad en el Centro de Readaptación Social de Juchitán de Zaragoza, los jueces de control de Juchitán calificaron de legal la acción realizada por la Subsecretaría de Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad Pública.
A 16 días del traslado de las personas, no han existido inconvenientes y por lo cual se comprobó que sí puede usarse, no como lo habían declarado cuatro ex secretarios de Seguridad Pública.
“Se puede operar, no tenemos problemas y se está ocupando un pabellón, hay espacio para más personas y es un penal de mediana seguridad, más seguro del sureste”, explicó brevemente, el subsecretario de Prevención y Reinserción Social, Jacobo Olaf Rodríguez García.
Agregó que si es costoso su mantenimiento, pero junto con el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Raúl Ernesto Salcedo Rosales han buscado la forma de trabajar para que el penal funcione, porque es una obra que estuvo abandonada.
El penal varonil ubicado en la localidad de San Francisco Tanivet fue inaugurado el 30 de marzo de 2016 y apenas en los primeros días de septiembre empezó a operar un pabellón.
La obra costó cuatro mil 542 millones de pesos y se edificó para albergar a un mil 584 internos con el fin de cerrar seis reclusorios en malas condiciones o que dejaron de cumplir con su función, según los datos de la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial (Sinfra).
INTERVIENE DERECHOS HUMANOS
Por su parte, laDefensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) activó un protocolo de acción luego del traslado de personas privadas de su libertad de diversos Centros de Reinserción Social (Ceresos) ubicados en diversas regiones de Oaxaca, al ubicado en San Francisco Tanivet, en el Valle de Tlacolula, informó a través de un cominicado.
Agregó que el órgano autónomo tuvo conocimiento de la transferencia de 182 personas internas en el Cereso de Juchitán, luego que familiares de los mismos acudieron a la oficina regional de la Defensoría en la región del Istmo para solicitar la intervención el pasado 6 de septiembre.
Los familiares denunciaron que la Secretaría de SeguridadPública (SSP) les negó información respecto al paradero de las personas internas, por lo cual la Defensoría inició el expediente de queja DDHPO/ 045/(10)/ RIX/OAX/2019 y otorgó una medida cautelar con el propósito de que la SSP informara el sitio de la reubicación, así como el motivo de la misma. 
El mismo viernes 6 de septiembre, personal de la Defensoría de los Derechos Humanos ubicada en la ciudad de Oaxaca se trasladó a las instalaciones del Centro de Reinserción Social Varonilde San Francisco Tanivet, donde constataron que se encontraban las personas internas procedentes de Juchitán, así como otras 20 más de distintas regiones de la entidad.
Como parte de las acciones del protocolo, defensores adjuntos entrevistaron a las personas privadas de su libertad, quienes manifestaron que ya se les había proporcionado cobijas, alimentos y que estaban siendo certificadas médicamente, además que algunos manifestaron que tenían malestar en el cuello debido a que todo el viaje de la ciudad de Juchitán a Oaxaca lo habían hecho agachados. 
El sábado 7 de septiembrepersonal de las oficinas regionales de Juchitán y Tehuantepec acompañaron a familiares de las personas privadas de la libertad ante las autoridades penitenciarias para que les fueran entregadas las pertenencias que aún se encontraban en el centro que fue cerrado.
Tras el traslado, buscan la forma en que las diligencias de los expedientes se desarrollarán en su mayoría en el Istmo de Tehuantepec para evitar gastos a sus familiares.
fuente nvioticias