miércoles, 2 de octubre de 2019

Trasplante histórico en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca

La muerte repentina que empañó la vida de una familia el viernes pasado se convirtió en la posibilidad de vida para cinco pacientes que estaban en lista de espera de un órgano. Uno de esos trasplantes se realizó el sábado pasado en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca, convirtiéndose en el primero de un donante cadavérico en toda la historia de la medicina en el estado.
“Es un paso histórico en la medicina del estado, un logro conjunto, los especialistas estaban listos, tuvimos la infraestructura y nos ponemos a tono con la realidad de la mayoría de estados del país”, consideró el nefrólogo Jorge Arturo Reyes Loeza, pieza clave en el eslabón de médicos que participaron.
A contrareloj
Desde el viernes a mediodía él supo de la posibilidad de un trasplante de donante cadavérico. Ahí empezó el trabajo a contrarreloj, ubicar al receptor idóneo de un riñón.
De los seis pacientes de ese Hospital en la lista de espera, el primero de la lista estaba en la ciudad y cumplía con su protocolo médico. El escrutinio científico llevó a elegir a Javier, de 47 años y quien, desde año y medio atrás, esperaba un donante.
Ese mismo viernes había acudido a su tratamiento de hemodiálisis; cinco horas después, el equipo de donación multiorgánica lanzó la alerta, el nefrólogo volvió a hablar con Javier, debía presentarse el mismo viernes a una entrevista preliminar para indagar que no existiera un problema médico que contra indicara el trasplante.
El trabajo médico fue extenso y minucioso. A las 5:00 horas del sábado Javier ingresó al Hospital Regional de Alta Especialidad y a las 14:00 horas entró a quirófano. Alrededor de tres horas después ya tenía un riñón distinto al suyo, de un donante cadavérico que falleció 20 horas antes.
Héroe anónimo
“Del donante conocemos poco, para evitar conflictos morales, pero es el héroe de este logro”, un héroe anónimo que influyó para que por primera vez en el estado se hiciera un trasplante de un donante cadavérico al cierre del mes del trasplante, destacó el coordinador de trasplantes del estado, Alejandro Mayoral Silva.
“Hemos tenido varias donaciones de cadáver, pero no teníamos el equipo e infraestructura al cien por ciento que se iban fuera del estado. Este ya nos sitúa a otro nivel, porque era el escalón que necesitábamos para evolucionar al siguiente paso, como hacer trasplante de hígado o incluso de corazón”, confió.
El hígado y el otro riñón ya se colocaron en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, se fueron en helicóptero a la Ciudad de México, “es muy posible que estuviéramos operando todos al mismo tiempo”.
El reto siguiente es empezar a ampliar la licencia del Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca para que se puedan hacer trasplantes de hígado. “Ya se tiene la licencia de donante cadavérico, pero no teníamos la capacidad en cuanto infraestructura y personal”, dijo a la vez que agradeció el apoyo del director del Centro Nacional de Trasplantes, José Salvador Aburto Morales.
fuente nvinoticias