martes, 7 de septiembre de 2021

Flavio Sosa reta a la Sección 22 y a la CNTE; impulsa nuevo sindicato de maestros

EL PIÑERO
Promueve la desestabilización magisterial y apoya la ilegalidad en Centros de Atención Múltiple

Oaxaca, Oax., a 7 de septiembre de 2021.- El activista Flavio Sosa Villavicencio impulsa un nuevo sindicato de maestros en Oaxaca, en franco reto a la Sección 22 y a la CNTE, que son el sindicato magisterial más grande del estado y el grupo más importante de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Sosa Villavicencio, quien fuera uno de los más cuestionados actores del conflicto de 2006, que dejó muertos, heridos y provocó enormes daños al tejido social y a las actividades económicas de Oaxaca, promueve ahora a un grupo minoritario de docentes que se integraron al Gremio Nacional de Trabajadores de la Educación (GNTE), organización que ni siquiera tiene un comité estatal.
Estos maestros abandonaron a estudiantes de educación especial en comunidades indígenas, dejándolos desamparados y a su suerte. Con el apoyo de Flavio, arbitrariamente y sin autorización oficial, el grupo de educadores se cambió de lugar de trabajo, para “auto ubicarse” en una zona urbana más cómoda para ellos, como es Nochixtlán.

En un acto de provocación y en un intento de desestabilizar al magisterio oaxaqueño, Flavio Sosa impulsó la creación de establecimientos ilegales e irregulares, no reconocidos por la SEP ni por la autoridad educativa estatal, con la complacencia de directivos del Centro de Atención Múltiple (CAM) 52.

Asimismo, promovieron expedientes ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), que preside José Bernardo Rodríguez Alamilla con la intención de obtener prebendas laborales al margen de la ley.

Por otra parte, Marlene Aldeco Reyes Retana, directora para la Atención de los Derechos Humanos del IEEPO, en un video señaló que los maestros abandonaron su centro de trabajo y a sus alumnos. A pesar de eso, dijo, desde el 29 de marzo se les pidió que se presentaran a la Unidad correspondiente para regularizar su situación laboral, pero los maestros irregulares no lo hicieron.

Finalmente, Reyes Retana insistió en la necesidad de que los maestros regularicen su situación, reiterándoles la disponibilidad al diálogo de la autoridad educativa para seguir atendiendo los planteamientos de la comunidad docente.