lunes, 13 de septiembre de 2021

La gobernabilidad de las mujeres ante la pandemia. Aurora López Acevedo

En todo el mundo, cada vez son más las mujeres  que están al mando de instituciones que dan respuestas efectivas e inclusivas ante la COVID-19, desde los ámbitos de decisión más altos, hasta la prestación de servicios en la primera línea. 

Las mujeres han demostrado ser extraordinarias líderes ante la pandemia. Es hora de que su voz esté presente en todas las mesas de negociación y en los más altos niveles de toma de decisiones. Además de ser un asunto de paridad e igualdad, es un asunto de sobrevivencia de la humanidad y de gobernanza global. 

Las respuestas ante la pandemia del nuevo coronavirus varían según cada país, pero hay algo que tienen en común algunas de las que han sido más alabadas: se han dado en naciones lideradas por mujeres.
Desde Europa hasta Asia, 7 naciones con mujeres al frente destacan por su temprana intervención o por su capacidad de respuesta y aislar adecuadamente a los pacientes.

Las mujeres en puestos de liderazgo están haciendo un trabajo desproporcionadamente grande a la hora de gestionar la pandemia, tal es el caso de Dinamarca, Finlandia, Alemania, Islandia, Noruega, Nueva Zelanda y Taiwan. 

El hecho de que haya una mujer al frente en estos países llama la atención en un mundo en el que menos del 7% de los líderes globales son mujeres, según estadísticas de la Unión Interparlamentaria publicadas por Naciones Unidas en 2019.

Y su trabajo ante la pandemía ha sido intachable, pues las decisiones e iniciativas que han tomado para sus naciones han sido muy efectivas. 

Las mujeres líderes han tenido una particular disciplina, sensibilidad y capacidad de respuesta y por ello han podido desarrollar mejores políticas para ahora y para el futuro, pues tienden a enfocarse en los bienes más esenciales como la salud y la educación, y en proteger a las personas que más lo necesitan, particularmente los niños.

Los portafolios de las mujeres en puestos políticos alrededor del mundo manejan en su mayoría las siguientes prioridades:
1. Familia, niños, jóvenes, adultos mayores, y discapacitados
2. Problemas sociales
3. Medio ambiente, recursos naturales, energía
4. Trabajo y educación
5. Igualdad de género y cuestiones de mujeres

Se trata de temas que durante la emergencia actual son de especial motivo de preocupación para todo el mundo. El sistema de las Naciones Unidas y sus agencias, así como organizaciones a lo largo y ancho del planeta, han advertido que la pandemia de COVID-19 ha exacerbado desafíos como la desigualdad, el desempleo y han puesto en peligro los derechos humanos de los más vulnerables.

Lo que hacemos las mujeres es priorizar a aquellos que son más vulnerables y me parece que estas jefas de Estado han demostrado una gran determinación, son mujeres valientes, son mujeres inteligentes que no solamente han llegado a un cargo público si no que han demostrado un gran liderazgo. Hoy más que nunca Oaxaca necesita más de sus mujeres para hacer de nuestro estado, un mejor lugar donde vivir. Por ello y mas digo, que ¡Oaxaca es tiempo de las mujeres!